13/1/11

Saquea Mario Marín Puebla

18 de Octubre 2010

*Con propiedades en Europa y los Estados Unidos, en menos de seis años borró el origen humilde de su familia originaria de Nativitas Cuautempan.

¡Qué preciosa familia!
Puebla, México.- Los negocios ilícitos de Mario Plutarco Marín Torres lo ubican como el décimo hombre más rico del país. De un tajo, el gobernador saliente de Puebla eliminó de su biografía su periplo universitario y su origen humilde. Él y su familia adquirieron propiedades en Estados Unidos y Europa valuadas en varios millones de dólares. Una pequeña prueba de la magnitud del saqueo al erario poblano es la propiedad que adquirió  Mario Marín García, hijo del gober precioso, en Austria: un chalet cuyo costo es de 5 millones de dólares.
El chalet se ubica en una de las regiones más exclusivas del mundo, considerada refugio de príncipes, reyes, magnates y estrellas de Hollywood; que disfrutan del clima  alpino propio de la Europa Central. El paisaje lo complementan castillos y palacios. Ahí el jet set internacional acude a esquiar a las montañas austriacas. La familia del aún gobernador de Puebla decidió adquirir la propiedad en Austria debido a que Marín García se encuentra casado con Nadja Ludmer, originaria de ese país europeo. En la Unión Americana, la familia del gober precioso adquirió propiedades en los estados de Texas y Florida. De acuerdo a registros oficiales, Mario Marín es dueño de una residencia ubicada en avenida 6495 West 27, número 203-41, en Hialeah, Florida; valuada en más de un millón de Dolares.
Dentro del condominio residencial se encuentra el Lago Grande Condo Three. La Ciudad de Hialead forma parte del área metropolitana de Miami, se encuentra en un valle entre la Bahía de Biscayne y los Everglades. Es la ciudad de Estados Unidos donde el mayor porcentaje de la población habla español y buena parte de sus habitantes pertenecen al sector de cubanos exiliados con mayor capacidad económica fuera de la Isla. En el estado de Texas, Marín Torres compró otra propiedad cuyo costo se encuentra por encima de un millón y medio de dólares. En el número 8415 de la calle Whitebrush, en la ciudad de Converse, del condado de Bexar, adquirieron la propiedad que ocupa una extensión de 6 mil pies cuadrados, es decir 557.4 metros cuadrados. La Ciudad de Converse es una de las principales de Texas y se encuentra cerca de San Antonio, considerada el epicentro de la cultura tejana y del turismo en ese estado.
La riqueza que acumuló la familia Marín, durante todo el sexenio, alcanzó para distribuirse a todo el clan familiar: hijos, hermanos y sobrinos. Todos cuentan con autos deportivos de marcas importadas como Porsche, Audi, Cadillac. En esos vehículos de lujo se pasean por las principales calles y avenidas de Puebla y la Ciudad de México.
 Además que se han vuelto viajeros frecuentes por todo el mundo, como se evidencia en la serie de fotografías publicadas en esta edición de Acentoveintiuno.
La vida de derroche y riqueza del hijo del gober precioso son notables. Las visitas a tiendas de ropa de marcas internacionales, bares y restaurantes exclusivos son su modus vivendi.
Aunado al uso cotidiano de aviones, helicópteros y limusinas, la familia del gober precioso pretende formar parte de Jet set internacional, y lo puede lograr con su fortuna calculada en 15 mil millones de pesos.

Marín Torres saqueó a manos llenas las arcas del erario y no conforme con ello, contrajo una deuda estatal de 9 mil millones de pesos, cuyo pago correrá a cargo de los ciudadanos poblanos durante las próximas dos generaciones. El gober precioso en menos de seis años borró el pasado humilde de su familia proveniente de la comunidad de Nativitas Cuautempan, Puebla, a quienes repartió parte del emporio de bienes inmuebles y empresas en México y extranjero.
Aunque el cálculo de la fortuna de Marín Torres se ha estimado en 15 mil millones de pesos, falta sumar el valor de sus bienes inmuebles y negocios adquiridos en dólares y euros, distribuidos en una decena de países de América y Europa.
De acuerdo a la calificadora internacional Standard & Poor´s, hábilmente Marín Torres negocio la amortización del capital de toda la deuda, y para ello utilizó como garantía de pago las participaciones que recibirá el estado del gobierno federal, para comenzar a saldarse a partir de agosto del 2011.
Para esa fecha, el gober precioso habrá dejado el cargo público y probablemente intentará dejar México, para ocupar su chalet en Austria en compañía de su hijo y su nuera.
El pago de esa deuda significará un lastre para la próxima administración del estado que se encontrará limitada para invertir esos recursos en rubros como educación, agua potable, alumbrado público, pavimentación, puentes y carreteras estatales, etcétera.
La administración estatal ha sido objeto de un saqueo a manos llenas y negocios entre amigos y familiares, quienes han creado empresas de bienes raíces, constructoras, corredoras financieras, de arrendamiento y servicios de aeronaves; además son dueños  de concesiones vitales para la entidad como la del aeropuerto de Puebla, el estadio Cuauhtémoc, y el equipos de futbol de Primera División, entre otros.
La deuda que contrató Marín Torres hoy asfixia a los poblanos, ya que al inicio del sexenio prácticamente Puebla no tenía pasivos que pagar. Pero, para el 2008 Marín Torres enfrentó un proceso penal en su contra por los audio escándalos que derivaron en la ilegal y arbitraria detención de la periodista Lydia Cacho.
Eso, derivó un endeudamiento inicial de 3 mil 500 millones de pesos que gasto en su defensa legal ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Entonces contrató más de 500 horas de vuelo en helicóptero para él y su equipo de defensa legal, encabezada por el abogado Juan Velázquez. En esa operación el gober gastó más de 32 millones de pesos cargados a la cuenta estatal. El cálculo es contundente si se considera que cada hora de vuelo costó 5 mil dólares, de acuerdo a la empresa de renta de aviones y helicópteros Flyjets, que cotizó el tipo de aeronave, distancia y tiempos que utilizó Marín Torres. Los viáticos de su defensa legal incluyeron el pago de hospedaje en lujosos hoteles de la avenida Campos Elíseos del Distrito Federal, arriba de 10 mil pesos por noche. A la sumatoria hay que agregar los banquetes en el restaurante Champs Elysees, uno de los restaurantes más exclusivos frecuentados por la clase política y empresarial, cuyo cubierto sencillo para dos personas asciende a 3 mil pesos. Hasta julio de 2010, el gober precioso había desembolsado 500 millones de pesos del erario poblano en una campaña de mercadotecnia y publicidad, en un intento por limpiar su deteriorada imagen entre la población de la entidad y de todo el país.
Con base en spots de televisión y radio, fotos e inserciones pagadas en los medios de comunicación, Marín Torres trató de demostrar su inocencia y presumir las falsas bondades de su administración.
En sus mentiras, el gober contó con la complicidad de empresarios de los medios informativos sin escrúpulos, quienes facturaron esa campaña que resultó literalmente ser un robo en despoblado para los ciudadanos de la Angelópolis.

No hay comentarios: