7/11/14

Los modestos sueldos de un Diputado Federal en la pobre República Mexicana

La presencia de los posibles y futuros gobernantes de la aprobación legislativa en México para este julio de 2014 ya se deja atisbar en varias partes del país; ya hacen sus apariciones con pequeños grupos de neófitos y necesitados hombres y mujeres que aún persiguen con fe a sus protectores por ese de deseo de ingresar a un empleo aún no bien remunerado por los candados que han puesto las nuevas reformas laborales. Si no existe el amigo que está encumbrado, no hay empleo; la amenaza: si no votas por mi partido, es difícil que seas contratado, y si hablas mal de mi partido, te cortamos de donde te colocamos porque no comulgas con nuestros intereses.
Así se las gastan los protectores, pues ellos buscan los grupos para presentarlos a los posibles candidatos que según ellos se dicen ya triunfadores porque traen la línea del Gobierno Federal o Estatal, entonces los seguidores vuelven a caer en la trampa de siempre: las despensas, algunos materiales de construcción, apoyos momentáneos sobre la salud u otros que son pasajeros; pues pasando la campaña, los que lograron quedarse con sus ansiadas posiciones se olvidan hasta de su familia.
La preocupación preponderante de un Diputado Federal ahora será el nutrido sueldo a cobrar, esta sería la razón principal por llegar al Congreso de la Unión y jamás legislar en beneficio de la educación, ni del campo; bueno, creo que en pro de nada. Esta ha sido la realidad de siempre, pocos son los que consiguen acomodarse después de la campaña, es que no alcanza para todos, pero hemos visto con tristeza por ejemplo que en los Ayuntamientos pululan los regidores y demás servidores sin experiencia, son los mismos personajes que se negocian por los votos y muchas de las veces por convenir a intereses de grupo.
Está muy enredada la situación para quienes han vivido en la conformidad, cuando escuchan las propuestas de un candidato, se embelesan y ya no se mueven porque se ven obligados a permanecer en el grupo, además no hay mucho campo para abrirse, por la simple y sencilla razón, la de conseguir algún día formar parte de la bolsa de trabajo. Aquí se nota cómo los candidatos conocen las debilidades de la gente vulnerable. Un campesino u otras personas que carecen de empleo con facilidad se dejan llevar por las falsas promesas. Su sueldo, si es que trabajan, es bajo; el de los campesinos en regiones pobres oscila entre los cien o ciento cincuenta pesos; estamos hablando de un sueldo mensual aproximado de cuatro mil quinientos pesos. Mientras un Diputado Federal absorbe la mínima cantidad de 124 mil 656 pesos mensuales, que al año representará una remuneración neta a cada diputado, de un millón 495 mil 881 pesos, ¿y el jugoso aguinaldo como de cuánto será? Es una verdadera burla, solo por levantar la mano, por pasear, o por hacer nada en absoluto. Eso de que trabajan, mentira; los proyectos y obras tienen que llegar a su destino porque nosotros con nuestros impuestos estamos sosteniendo al país, pagamos por todo y todavía les pagamos a estos amigos para que nos sirvan, no para que se sirvan.
¿Estos datos podrán esclarecer más nuestra duda con respecto a los modestos sueldos de los grandes servidores que viven del erario público?











1 comentario:

Cristina dijo...

Jajajaja, Senor el presidente