16/6/11

La sugestología podría ser un apoyo dentro de las aulas

            Generaciones vienen y van, mientras los docentes con las manos en la cabeza, se preguntan, ¿y por qué estos niños no aprenden? ¡Y por qué ha de ser!: les falta ánimo, les falta un poco de comida, carecen de lo necesario en casa… Podríamos enumerar muchos y suficientes factores que menguan el rendimiento escolar en los pupilos y sí cabría mencionar que muchos docentes sin carrera normalista están al frente de las aulas impidiendo el aprendizaje; ya que las autoridades educacionales y sindicales les otorgaron plazas por el amiguismo, y no les importó la pedagogía ni la didáctica.
            Pero no satanicemos tanto a nuestros gobernantes por estas pequeñas fallas, para todo hay una solución, si no tan exuberante sí alentadora y dirigida a quienes atienden grupos numerosos y con diferentes comportamientos de personalidad en los salones de clases. Seamos conscientes de que siempre hay eruditos e investigadores aportándonos sus hallazgos en pro de la sociedad entera.
            La Psicóloga María Rocha me recomendó una excelente obra de Sheila Ostrander, et. al, donde la autora aborda de manera excitante cómo los humanos con un poco de entrenamiento sí somos capaces de aprender mucho en poco tiempo. Ella y sus colegas mencionan que si enseñamos a nuestros estudiantes a tener su mente quieta a través de la relajación y la meditación, y además le agregamos un poco de música barroca a estos momentos con los chavos, tendríamos la posibilidad de que paulatinamente vayan desaprendiendo y entonces esta sugestología podría ser un apoyo dentro de las aulas. El título del libro es tan corto que nos lleva al SuperAprendizaje.
            Otro excelente libro demasiado pedagógico es el de Padres brillantes, maestros fascinantes del Dr. Augusto Cury. El autor de esta fascinante obra nos comparte casi lo mismo, respecto a la música clásica para aquietar la hiperactividad de los discentes; así como también nos ofrece varios tips de cómo entre padres y docentes tenemos que mantener activos a los estudiantes sin caer en el tradicionalismo educativo o el que impone la Secretaría de Educación Pública en México. Esto último digo porque siendo un país pluricultural no podemos darnos el lujo de avanzar con semejantes acuerdos y alianzas que vociferan tanto en discursos leguleyos.
            Las propuestas de los investigadores, eruditos, pedagogos y demás tienen peso; las han retomado otros países. Probemos un poco de las dos obras que ya tienen un buen tiempo circulando por la red, y a mí sólo me toca compartirlas y dejemos de ser especialistas en formar gente pasiva, dice Augusto Cury.

En nuestra escuela compramos un modular y cuatro bocinas más del par que trae de fábrica; colocamos el aparato en la dirección e instalamos los altavoces en cada salón. Al principio los muchachos no fácilmente se adaptan a la música clásica, pero con el tiempo les agrada. Usamos de preferencia esta clase de música (Mozart) durante la aplicación de exámenes de bloque, los finales o sólo para no permitirles tararear.


No hay comentarios: